Los robots desplegados por la sonda japonesa demostraron que en realidad es … ROCOSO.

Esto para los ingenieros y científicos de la agencia espacial japonesa es una gran noticia, están entusiasmados de recibir las imágenes que transmitieron dos sondas que aterrizaron sobre un asteroide llamado “Ryugu” a unos 280 millones de kilómetros de distancia.

Esta es la primera misión en la que se logra poner robots exploradores en la superficie de un asteroide, asegura Jaxa.

La roca espacial de 900 m de ancho, llamada oficialmente 162173 “Ryugu”, pertenece a un tipo de asteroide particularmente primitivo.

Se cree que es una reliquia de los primeros días de nuestro Sistema Solar, hace 4.600 millones de años, lo que significa que podría ser rico en minerales combinados con agua.

Estudiar la roca podría arrojar luz sobre las combinaciones moleculares que contribuyeron al origen de la vida en la Tierra.