Con las redes sociales, la forma de comunicación ha cambiado. Incluso los órganos de gobierno, secretarias, presidentes o candidatos han utilizado estas armas para estar más en contacto con la población. Entre las más utilizadas están: Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat.

Snapchat es una aplicación móvil dedicada al envío de archivos, los cuales “desaparecen” del dispositivo del destinatario entre uno y diez segundos después de haberlos visto. Fue desarrollada por Artur Celeste, Bobby Murphy y Reggie Brown, estudiantes de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos en el año 2010. Son enviados a través de mensajes privados o como “en vivo” o “discover”.

Funciona de forma similar a una app de mensajería instantánea, permitiendo añadir contactos y enviarles mensajes en forma de fotos o vídeos. La principal diferencia es que tú seleccionas el tiempo que el receptor podrá ver ese mensaje (de 1 a 10 segundos) antes de que desaparezca.

Es decir, mandas tu foto, la editas si quieres (puedes ponerle algún filtro, añadirle un pequeño texto o dibujar encima) y la manda a quien quieras especificando el tiempo que podrá acceder a ella. Después al usuario se le notifica que tiene un mensaje y puede verlo presionando sobre el mensaje.

Durante el 2015, una de las celebridades que llamo la atención en las redes sociales fue el presidente Barack Obama quien se abrió una cuenta de Twitter y Facebook, ahora vuelve a dar la noticia al saber que la Casa Blanca tiene su propia cuenta de Snapchat.

Por el momento no se ha informado si será el presidente quién maneje la cuenta, lo único que se ha confirmado es que en YouTube se transmitirá el último informe presidencia de Obama y en su recién inaugurada de cuenta de Snapchat se mostraran imágenes tras bambalinas de su informe.

Dejar respuesta