Gracias a la aplicación Family Link los padres pueden tener un mayor control sobre lo que ven sus hijos en el internet.

Asimismo, al descargar la aplicación en el dispositivo del tutor se indicará que se inicie sesión con la cuenta del padre, es importante que el tutor tenga dada de alta una tarjeta de débito o de crédito. Después, se dará paso a la configuración de Family Link donde se pedirá que el tutor acepte crear un grupo familiar, el cual permitirá la supervisión del menor.

Posteriormente se debe crear una cuenta de Google para el niño, los datos que se necesitan son el nombre, la fecha de nacimiento, el sexo y crear un nombre de usuario para él, así como una contraseña.

Cabe mencionar que se realizará un cobro por 1 peso mexicano, por lo que la aplicación pedirá la autorización del padre, así como la aceptación de los términos y condiciones de la aplicación.

Ahora los siguientes pasos se realizarán directamente en el dispositivo del menor. Asimismo, es necesario acceder a él con la cuenta que se creó, cuando se haya detectado el inicio de sesión en el aparato del menor, el padre tendrá que otorgar el acceso a la cuenta, introduciendo la contraseña de su cuenta personal. Además, es necesario mencionar que el aparato del menor debe estar nuevo o talmente limpio.

Una vez finalizado el proceso, el padre tendrá la posibilidad de administrar las apps, el teléfono y los servicios. Solo es cuestión de esperar que pantalla le avise al tutor que la   aplicación está totalmente configurada.

Con esta herramienta los padres ya no estarán preocupados de la forma en como utilizan los dispositivos sus hijos.