Se ha creado una chamarra eléctrica que permite que las mujeres puedan defenderse de algún posible agresor. Este prototipo de autodefensa ha sido desarrollado por los estudiantes de mecatrónica y robótica del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Puebla.

Asímismo, los estudiantes han mencionado que este prototipo no fue creado como herramienta para dañar a las personas, simplemente fue realizado para brindar seguridad a las mujeres en momentos de peligro.

Cabe destacar que la idea del proyecto surgió en la asignatura de Emprendimiento, ya que se pretendía que se atendiera una necesidad en la sociedad. Por lo que, la estudiante Anahí Parra Quiroz mencionó que al investigar acerca del feminicidio y la violencia de género, además de que amigas y conocidas  han sido víctimas de las agresiones surge la idea del proyecto.

“Nosotros compramos la chamarra, no escogimos algo en específico, solamente que se viera bien para las mujeres. También escogimos que no tuviera plástico por dentro, porque podría afectar los cables, por eso elegimos que el material fuera de algodón”.

Además, Giwan Park  la estudiante de ingenería en sistemas digitales y robótica, participó en el diseño de la chamarra colocando un transformador que emite las descargas y la regulación de voltaje, evitando algún daño al agresor y a la víctima.

Por otra parte, la estudiante de derecho Guadalupe Martínez quien también contribuyó en el proyecto, se encargó de verificar la chamarra en términos legales y aseguró que el voltaje utilizado es regulado por lo que no puede considerarse un arma.

“Es una herramienta de defensa personal. No se encuentra en el margen de armas letales. Incluso el uso de gas pimienta en Puebla ya está regulado ante el índice elevado de feminicidios, por eso la protección hacia la mujer ha ganado mucho peso. No obstante, en el caso de la chaqueta, los términos y condiciones que tenemos nos excluyen del uso que le pueda dar la otra persona que la adquiera”.

Por último, los creadores mencionaron que el sistema que utilizaron puede ser desarrollado en otras prendas como vestidos, pantalones y blusas.

Con información de Conacyt