Los drones son una realidad, muchos de ellos son más un juguete que un dispositivo para simplificar las tareas cotidianas, es por ello que muchas empresas gastan millones de dólares en perfeccionar los vehículo autónomos para que cumplan este propósito.

Un ejemplo de esto es que  la compañía Boeing dedico tres meses en perfeccionar un dron que es capaz de llevar una carga de hasta 250 kilogramos. Mide 4.5 metros de largo, 5.4 metros de ancho y 1.2 metros de alto, con un peso de 339 kilogramos, tiene ocho hélices y es eléctrico.

Este dron es el resultado de la compra de Aurora, una compañía enfocada a desarrollar drones y aviones autónomos.