El delantero argentino Messi como siempre, brilló, movió al equipo y manipulo el partido con sus acciones.

No era cualquier partido de la Champions, se estaban jugando el pase a octavos de final, el que ganará estaría entre los 16 mejores de Europa, el objetivo del Barcelona fue eludir la confrontación directa y de ahí se concentraron en el balón y sus posesiones.

El partido, sin embargo repitió errores de derrotas pasadas, Sergi Roberto vivió en eterno apuro, perdió balones, el medio campo parecía perdido se veía sin consistencia, pero la MSN estaba jugando en el campo.

El partido cambiaba cada vez que aparecía Messi, amenazaba con el control del balón, al minuto 24 el argentino no perdonó tras un pase Neymar con un balón picado por encima de la zaga escocesa, el gol solo consiguió que el Celtic se pusiera las pilas, después de eso el Barça sufrió problemas en la defensiva.

El encuentro se pudo complicar pero Suárez logró sacarle un penalti a Izaguirre para que Messi sumará uno más a la cuenta.

 

Dejar respuesta